Nunca más: A 40 años del golpe

dictaDURA

Este 27 de junio se conmemora un triste y nuevo aniversario del golpe cívico militar. Hace 40 años nuestro país se encontraba en un clima de tensión interna, con un gobierno que utilizaba “al máximo” el monopolio coercitivo de la fuerza y una guerrilla que durante los años previos había intensificado sus planes de lucha contra el modelo imperante. Esta situación genero un deterioro de nuestro sistema democrático y avizoraba el surgimiento de una nueva época para nuestra sociedad. Sin ánimo de abordar en los detalles de este proceso yo me pregunto ¿Hemos avanzado como sociedad? ¿Reflexionamos verdaderamente sobre lo que sucedió en el país en aquellos años?. Desde mi punto de vista, no. Al contrario, la promulgación de la ley de caducidad ratificada en el parlamento en 1985 y los posteriores referéndum de 1989 y 2009 consagraron  aún más la impunidad existente. Cuando teníamos dictadura, peleábamos por un “Uruguay sin exclusiones” que era el lema de la movilización que congregó a miles de uruguayos en 1983. Hoy que vivimos en una democracia nos abstenemos de reclamar por los derechos que nos pertenecen. El sentido de pertenencia a una democracia va más allá de un sistema de partidos estable y dinámico a lo largo del tiempo. La democracia como la libertad deben ser ejercidas todos los días de nuestras vidas. Nuestro sistema educativo nos enseñó a ser obedientes, a no cuestionar, a crear una conciencia del deber ser que es errónea. Debemos educar para pensar, para enseñarle a los que están y a los que vendrán a ser hombres y mujeres libres, reflexivos, cuestionadores. Esto es lo que desde mi punto de vista debemos cambiar. Uno es libre en la medida que ejerce sus derechos plenamente, sin someterse a la decisión de los demás.

 

                                 images 9

 

La dictadura dejó una huella imborrable en la sociedad. Hoy existe una generación que no olvida y esta bueno que así sea. Un episodio como este no debe repetirse aquí ni en ningún país de la tierra. Nacimos para ser felices, para ser respetados y no vituperados o calumniados por nuestras opiniones. Le costó mucha sangre y sudor a nuestro pueblo luchar por la libertad, la justicia y la igualdad. Somos arquitectos de nuestro destino y es la gente la que tiene la última palabra y no una cúpula partidaria o una corporación mediática. Aunque nací en democracia, he aprendido en estos años a valorar la vida y la libertad. La democracia, aunque imperfecta como la que tenemos, es sin duda el mejor sistema para garantizarnos la libertad. Está en nuestras manos fortalecer aún más la democracia y sus instituciones. La soberanía radica en la nación. Con libertad, no ofendo ni temo.

 

 

images

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s