Periodista de “El Observador” agredido y amenazado por policía en el Juzgado de Crimen Organizado.

Un periodista del diario “El Observador”, Nicolás Delgado, fué amenazado y empujado por un polícia en la puerta del Juzgado de Crimen Organiado, ésta misma tarde, a las 14hs. En ese Juzgado se investigan causas de Narcotráfico, abuso de menores y también el de Pluna, caso en el que trabaja el periodista. Se dirigía hacia la puerta y así fue recibido por los guardias, contado por el mismo y publicado primeramente en la versión digital del diario El Observador.

policia-juzgado-crimen-organizado_266415

Llegué a la puerta del juzgado de Crimen Organizado, ubicado en la calle Buenos Aires, a la hora 14. A esa hora, según la información que tenía, declaraba en el juzgado un director de Pluna Ente Autónomo. Me presenté ante los dos policías que custodiaban la puerta, les extendí la mano, pero no recibí el saludo de los agentes. Me dispuse a esperar, al lado de la puerta, a que saliera el declarante.

“No puede estar ahí”, dijo uno de los agentes. Raro. Los periodistas siempre esperamos en la vereda, al lado de la puerta, para dialogar con indagados, testigos, denunciantes, jueces y fiscales. “Tiene que esperar en la vereda de enfrente”, agregó. Crucé.
 
En la puerta se asomó la jueza Adriana de los Santos, encargada de la causa Pluna. Crucé la vereda para hablar con ella. “No puede estar aquí, ya le dije”, repitió el policía. “¿Por qué?”, pregunté. “Porque yo digo”, respondió. Crucé, sin poder hablar con la jueza.

Uno de los agentes detuvo entonces a un joven que pasaba por la calle, lo requisó, le pidió documentos, lo dejó ir. Luego intercambió sonrisas y codazos cómplices con su compañero. Comencé a fotografiarlos con mi precario celular.

Esta vez cruzó él. “¿Estás de vivo? Borrate de acá. Te quiero de la esquina para allá”, me dijo. “Estoy trabajando”, le aclaré, otra vez. “Borrate porque te llevo a patadas en el culo para la primera”, dijo desencajado”. “¿Por qué tampoco puedo estar acá?”, repregunté. Esperaba explicaciones, pero no llegaron. “Borrate te digo”, repitió. Me tomó del buzo y empujó. “Borrate porque te llevo a patadas en el culo para la primera”, amenazaba y empujaba una y otra vez, como un robot torpe pero efectivo. Y me fui.

Yo lo puedo contar. El pibe que requisaron, sin razón aparente, o con la intención de aplacar el tedio, no.

Sería bueno que alguien aclarara por qué los periodistas, de la noche a la mañana, no podemos estar frente al juzgado de Crimen Organizado, donde se investigan las causas más relevantes, desde Pluna hasta los delitos por narcotráfico y abuso de menores.

No podemos permitir que la prensa sea atacada, mucho menos en casos delicados de corrupción estatal como tema de interés nacional. Nos unimos a la causa del colega.

Fuente:

Elobservador.com.uy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s